¿Qué hacer si mi pareja no está de acuerdo con educar en casa?

mi esposo no está de acuerdo con educar en casa

Educar en casa es una decisión tan importante en la vida, que definitivamente y desde mi punto de vista se debe tomar en pareja. La mayoría de las ocasiones, sucede que uno de los dos padres es el que se entera primero de las ventajas del homeschooling  y cuando lo platica a su pareja muchas veces la reacción no es la esperada. Es por ello, que hoy quiero darte una serie de recomendaciones, que puedes seguir si te encuentras en el dilema de “mi esposo no esta de acuerdo con educar en casa”.

Debes saber que la educación en casa no tendría por qué ser un problema familiar, si tu pareja en el primer momento no apoya la idea y hasta le parece descabellada debes entenderlo, que tu llegues de repente y le digas que no quieres mandar a tu hijo a la escuela o que lo vas a sacar del colegio, no es algo fácil de asimilar.

Esto es más frecuente de lo que puedes llegar a pensar, las siguientes recomendaciones que voy a darte es con toda la intención de apoyarte si es que tú estás pasando por una situación en donde tu esposo no tomo del todo bien hacer homeschooling con sus hijos.

1.   Comunicación

Es fundamental que platiques con tu pareja, que le hagas saber cuáles son las razones por las que estás pensando en educar en casa. Debes comunicarte de manera efectiva, asertiva y amable; no te pongas a la defensiva, recuerda que es una decisión que cambiará por completo la vida de ustedes y por supuesto la de sus hijos. Busca un buen momento, si es posible has una cita con él y no digo que deben salir en casa, dentro de su hogar lo pueden hacer y empieza a hablar del tema de manera amorosa.

2.   Entiéndelo

Tienes que entenderlo, trata de ponerte en su lugar, él lo mas probable es que no conozca nada del homeschooling; es normal que lo primero que puede llegar a pensar es que es una locura, que si tus hijos no van a la escuela como es que va a aprender, todos esos miedos de educar en casa, dudas que tu tuviste posiblemente él también los tenga; los mitos del homeschooling recuerda que también son muchos y pueden llegar a pesar demasiado.

Sé amable, amorosa, empática; dale tiempo, considera que a tu marido puede llevarle un tiempo entender y asimilar, esto de la educación sin escuela, ya que es probable que jamás lo hubiera si quiera escuchado. Sé paciente y no bajes la guardia.

3.   No lo presiones ni lo agobies

Si te pidió tiempo para asimilarlo o para informarse no lo agobies, ni lo presiones, dale su espacio, dale la oportunidad de que al igual que tú aprenda sobre lo que es el homeschooling y por qué sería una excelente opción para su familia.

Evita hablarle todo el tiempo sobre el tema, que no se vuelva el tema recurrente, busca el mejor momento para hablar de esto y respeta su tiempo.

4.   Comparte con él casos de éxito

Muéstrale casos de éxito de personas que han sido educados en casa, pueden ser famosos o no, explícale que tanto algunos famosos han decidido educar sin escuela, así como muchas familias como nosotros. Háblale de las habilidades que desarrollan los niños Homeschoolers.

Comparte con él los artículos que lees y toda la información que hasta este momento tu conoces. Invítalo a esta web, pueden unirse a mi curso Homeschooling-primeros pasos, así ahorrarían tiempo y conocerían a otras familias que también han decidido educar en casa, puedes invitarlo a nuestro grupo de Facebook, en fin, existen muchas opciones que te permitirán darle a conocer todos los beneficios de la educación sin escuela.

Lo ideal es ir en la misma dirección

Te puedo asegurar que en cuanto tu pareja entienda bien las razones que te llevaron a tomar la decisión de hacer homeschooling él lo empezara a considerar. No se trata de discutir, ni que ustedes estén mal, si puedes lograr que tu pareja vea la educación en casa con los mismos ojos que tú, sé que su perspectiva irá cambiando.

Comparte con él lo que tú has aprendido, investigado, invítalo a los grupos de los que formas parte, todo esto sin agobiarlo. Cuando él empiece a ver que hay más familias en su país y en diferentes lugares del mundo educando en casa, sus miedos se empezaran a ir.

Recuerda hablar con tu esposo de todas las cuestiones importantes: Legalidad, certificación, socialización…

A mí sí me gustaría recomendarte que no decidas educar en casa si tu pareja no está de acuerdo, imagínate si sus hijos serán testigos de su malestar ¿para qué llevarlos a casa a presenciar esos eventos? Además de que es un trabajo que debe hacerse en equipo, es de apoyarse mutuamente, así como también es sumamente enriquecedor que ambos padres cooperen y participen.

Si uno de los padres no está de acuerdo es complicado tener éxito, en primera porque él no querrá formar parte y cuando alguien llegue a externar críticas acerca de su estilo de vida, él tal vez apoye a la otra persona y si esto sucede en frente de sus hijos imagínate la confusión que causaran en ellos.

Con esto no quiero decir que renuncies a tu idea, lo que te sugiero es que compartas con él tus razones y todo lo que ahora tú sabes, no se trata de convencerlo, se trata de que él se vuelva consciente de la maravillosa posibilidad que le estás planteando.

El tema de la educación y crianza debe ser un tema de ambos padres

Tener acuerdos entre ambos padres en temas de educación y crianza es fundamental, todas las parejas lo deberíamos hacer. El tema de la educación no es algo secundario y no debería tomarse a la ligera.

Hay madres que me dicen que cuando le comentan la idea de educar en casa a sus maridos, ellos les dicen: “como quieras” “Tú decide” “Lo que a ti te parezca mejor”. Considero que no debe ser así, esta es una decisión de vida. El homeschooling es un estilo y proyecto de vida.

Debemos ser capaces de comunicarles a nuestras parejas las razones exactas por las que estamos considerando educar en el hogar y estoy segura que ellos comprenderán; cuando lo evalué de manera consciente, definitivamente se darán cuenta que es algo extraordinario, hermoso, grandioso, maravilloso y una gran (yo diría la mejor) opción de educación y de vida para nosotros como padres y para nuestros hijos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *