El sistema educativo ¿Diseñado para formar personas felices o útiles al sistema?

sistema educativo

En este artículo abordaré diversos aspectos del sistema educativo; hablaré de temas que pueden resultar incómodos para algunas personas; quiero que sepas que no es un ataque, son cosas que pienso e investigue y que para nada te pido que estés de acuerdo conmigo, solo quiero pedirte que tengas mente abierta al leerlo 🙂

Curiosamente la palabra educación viene del latin “educere” que quiere decir “sacar” o “extraer”; sin embargo la educación que sucede en una escuela no saca prácticamente nada de los estudiantes; al contrario solo introduce “conocimientos” que después debemos plasmar en un examen y que muchos de ellos ahí se quedaran porque muy seguramente los olvidaremos.

No es un secreto para nadie que el sistema educativo general, no solo el mexicano tiene muchas deficiencias; se ha quedado obsoleto ante las necesidades sociales actuales. No todo es malo claro, como te lo he dicho en otras ocasiones, el ir a la escuela es lo mejor que le puede pasar a muchas personas.

También vale la pena volver a aclarar que yo no estoy en contra de la escuela ni de nadie, solo sé por experiencia propia que el sistema educativo puede mejorar y ahora también sé que la escuela solo es un medio más para “educar” y sabes que es lo mejor que no es el único.

Sería interesante saber en qué momento de la historia confundimos educación con escolarización y tal vez después de leer este post entiendas un poco más. Nuevamente te pido abrir y expandir tu mente.

¿Cómo es el sistema educativo actual?

  • Se divide a los niños y jóvenes por edades.
  • El aprendizaje es medido por números o letras mediante pruebas estandarizadas.
  • Los alumnos asisten aproximadamente 5 o 6 horas al día, cinco días a la semana, durante 9 meses al año, por aproximadamente 19 años de su vida si termina una Licenciatura.
  • Los niños deben permanecer sentados, en silencio y poniendo atención a lo que el profesor dice.
  • La enseñanza corre por cuenta de uno o varios docentes que enseñan lo que un programa de estudios especifica, dividido en materias.
  • Todo el “aprendizaje” ocurre en un salón de clases dentro de un plantel educativo, cada uno con sus propias reglas.
  • Se debe pagar una colegiatura en las escuelas públicas para la educación básica una vez al año, para bachillerato y universidad se paga por semestre o cuatrismestre. En las escuelas privadas se paga inscripción y mensualidad en todos los niveles.

¿Cómo era la educación antes del sistema educativo actual?

La educación en la antigüedad era muy diferente a lo que hoy en día conocemos. En los tiempos de Jesucristo por ejemplo; los  niños se sentaban en el piso en semicírculo y se les enseñaba acerca de la biblia, de ley tradicional y teología. En Atenas clásica, no había escuelas. La academia que fue fundada por de Platón era un espacio de reflexión, conversación y experimentación libre.

Esto es solo por mencionar algunos ejemplos; también existió la educación espartana; en otro momento de la historia la educación estuvo en manos de la iglesia católica, etc; pero ese no es el punto que quiero abordar, al menos no en este artículo, lo que hoy quiero contarte es cuando nació la educación como hoy la conocemos; es decir, pública, gratuita y obligatoria y con todas las características del sistema educativo que actualmente nos rige.

La escuela no es el problema en si, como podemos ver hace mucho tiempo que existen las escuelas; lo interesante para mí es saber y entender cuando nació la escuela bajo el sistema educativo actual.

¿Cuándo y cómo nació la escuela actual?

La escuela como la conocemos hoy en día nació a fines del siglo XVIII y principios del siglo XIX en Prusia, con una estructura heredada del modelo Espartano; la cual  fomentaba la disciplina, obediencia y el régimen autoritario. El cual pretendía crear un pueblo dócil, obediente, incapaz de cuestionar órdenes y que se pudiera preparar para la guerra.

Este modelo fue muy bien recibido, ya que la inminente Revolución Industrial demandaba empleados con estas características (dóciles, obedientes e incapaces de cuestionar ordenes). Las noticias de este exitoso modelo educativo viajaron por todo el mundo así que educadores de América y Europa iban a Prusia a capacitarse y así se extendió a nivel internacional.

La esencia del sistema educativo

La esencia de este modelo educativo proviene del despotismo; el cual buscaba perpetuar modelos elitistas y la división de clases y esto es lo que opera hasta el día de hoy.

La escuela era la opción ideal ante la necesidad de tener trabajadores; y fueron los mismos empresarios del siglo XIX los que financiaron la escolarización obligatoria a través de sus fundaciones. Por mencionar algunos de esos personajes: Andrew Carniege, JP Morgan, John Rockerfeller, Henry Ford. Las primeras preguntas de estos empresarios fueron:

  • ¿A dónde mandamos a los hijos de estas personas para que los padres puedan trabajar en nuestras empresas?
  • ¿Cómo le hacemos para que aprendan a leer?
  • ¿Cómo le hacemos para tener obreros inteligentes?

Actualmente la educación en escuelas sigue siendo lo mismo; la herramienta perfecta para formar trabajadores útiles al sistema y así conservar la estructura actual de la sociedad. Este modelo educativo que los alienta a no pensar del todo fue la base de otro gran invento de la humanidad “La mercadotecnia”, la producción masiva requería consumo masivo; los niños eran (y siguen siendo) las personas perfectas para convertirlos en consumidores y en eso si la escuela ha hecho un gran trabajo.

Tiene lógica ¿verdad? Si hoy le preguntas a un joven universitario ¿para qué estás estudiando una licenciatura? Puede responderte algo de lo siguiente: para conseguir un buen empleo; para ser alguien en la vida; para tener un mejor futuro… en lo personal jamás he escuchado decir a alguien para ser feliz o algo similar.

Y ¿qué es lo primero que la mayoría de los jóvenes hacen cuando empiezan a trabajar? Consumir; comprar un auto, ropa, zapatos, viajar, comprarse el mejor celular, computadora, tablet, etc, iQue buen trabajo de la escuela! En una escuela convencional nunca te va a enseñar educación financiera, a hacer un plan de vida, a saber quién eres…

¿La educación en escuela = un proceso productivo?

El modelo productivo industrial en cadena era perfecto para la escuela. La educación de un niño era y sigue siendo similar a un proceso productivo; entonces para que funcionara como tal, el sistema educativo debía hacerse como un proceso en cadena estandarizado, debía seguir una serie de pasos determinados para conseguir un objetivo.

Para un mejor resultado se separo a los niños por generaciones, en grados escolares y en cada una de estas etapas trabajaría en determinados temas que asegurarían el “éxito”.

El profesor es la figura que se encarga de enseñar una serie de contenidos, que alguien dijo que eran los adecuados en determinada edad, estos planes educativos muchas veces son elaborados por administrativos, que ni siquiera dan o han dado clases.

Si comparamos la educación actual con un proceso productivo, nos daremos cuenta de la similitud que ambos tienen:

  • La escuela tiene un maestro que podría decirse que es el jefe.
  • En ambos lugares hay un director.
  • En los dos lugares hay planes de trabajo que cumplir.
  • Tienen trabajadores que en la escuela son los alumnos.
  • En los dos existe una hora estricta de entrada, salida y un tiempo determinado para comer.
  • Durante la jornada laboral no puedes hablar, distraerte, ni ausentarte.
  • El desempeño es evaluado.
  • Las construcciones de las empresas y escuelas son muy similares.
  • Los estudiantes y trabajadores terminan convirtiéndose en números, calificaciones, objetivos y estadísticas.

Cobberley escribió en su libro “Public Education Administration” que: “Nuestras escuelas son fábricas en las cuales el producto crudo (los niños) son formados y moldeados y que es el negocio de la escuela construir sus pupilos de acuerdo con las especificaciones requeridas”.

¿La escuela es un lugar de formación, una gran guardería o centro de preparación de empleados?

Como podemos ver en aquel entonces el objetivo era tener un lugar en donde dejar a los hijos de los trabajadores y a la vez empezar a formar a los futuros trabajadores. Dos siglos después seguimos utilizando el mismo sistema; preocupante y alarmante ¿verdad? Porque ni en aquel entonces, ni en la actualidad se toman en cuenta a los estudiantes; ellos deben aprender lo que está estipulado les interese o no; no importan sus habilidades, gustos, talentos, personalidad. Todos los niños tienen que hacer lo mismo y al mismo tiempo.

De esta forma la escuela tiene poca o nula capacidad de responder a las necesidades individuales, convirtiéndose en un centro de instrucción y no en un centro educativo.

Al sistema no le importan las personas como individuos, ellos solo buscan atender sus necesidades de empleados; de esta manera cualquier tipo de educación diferente o fuera del sistema educativo no es aceptada, incluso llega a considerarse como delito.

Ahora mi pregunta es ¿no debería ser el objetivo de la educación formar personas exitosas, felices y lograr tener una buena calidad de vida?

Quiero aclarar que yo no digo que sea malo trabajar en una empresa; yo estuve en empresas durante ocho años, lo que no se me hace correcto es que desde pequeño la escuela te lleve sin querer o queriendo hacia ese camino, cuando tal vez ni siquiera era lo tuyo.

¿Las escuelas matan la creatividad?

Sir Ken Robinson afirma que las escuelas matan la creatividad de los niños y jóvenes  y yo coincido con él. Los niños desde que nacen tienen una gran capacidad de crear y tienen unas ganas inmensas de aprender, desafortunadamente conforme van creciendo van perdiendo eso; primero porque reciben muchas negativas de los padres y después con la escolarización.

Si miramos a un niño de 5 años podemos darnos cuenta de lo inteligente que es; es curioso, creativo, tiene distintas formas de resolver un problema, tiene la mente abierta. Desafortunadamente todo eso lo perderá en el momento en que se escolarice.

Si analizamos un poco a los grandes personajes de nuestra historia y también del presente que más le han aportado a la humanidad; todos han sido grandes soñadores, con una imaginación que no fue coartada y que incluso dejaron la escuela o jamás asistieron a ella porque precisamente se dieron cuenta que no les era útil para lo que ellos querían hacer.

¿Por qué los padres, profesores, sociedad, religión insistimos en matar la espontaneidad de los niños? No nos damos cuenta que todos los niños tienen un maestro interior en especial en los primeros años de vida que lo impulsa a aprender, crear, descubrir, etc.

Estudiar no debería tratarse solo de consumir ideas. Los niños y jóvenes estudian para pasar un examen.

Cuando los niños se acostumbran a hacer solo lo que los adultos les dicen, llega un momento en que se desconectan de sí mismos.

Hablemos de 3 de los mejores sistemas educativos del mundo

A continuación te contaré un poco de los que son considerados tres de los mejores sistemas educativos del mundo. No me interesa hablar de rankings, ni de ningún lugar específico de alguna lista; eso también me parece demasiado escolarizado y tampoco hoy hablaremos de si los estudiantes de esos países son felices, ya que de eso hablaremos en otro momento, porque claro que es un tema importante.

Hoy quiero mostrarte que tienen de diferente los sistemas educativos de Finlandia, Japón y Singapur respecto a otros países como el nuestro (México) y porque han tenido tanto éxito.

Finlandia

La educación se basa en las necesidades de cada uno de los niños; los profesores tienen una alta cualificación y un salario justo; se fomenta la creatividad, participación y curiosidad de los alumnos; no hay exámenes; cada escuela organiza su plan de estudios, aunque hay un temario en común, cada escuela es libre de adaptarlo a sus propias necesidades; las familias se implican; no se deja tarea; jornadas de trabajo más cortas; las clases no son en salones cerrados, ellos siguen el principio del “open plan” o espacio abierto; el mobiliario es ajustable e incluye sofás; salen a museos, empresas, utilizan vídeo juegos y otros ambientes virtuales…

Japón

Su plan de estudios es revisado y actualizado constantemente; se les forma en valores y moral; los alumnos Japoneses se encargan de limpiar sus propias escuelas; tienen servicio de comedor, comen juntos y tienen una dieta saludable; los profesores son figuras de mucho respeto, están muy preparados y reciben capacitación constante; no hay exámenes los primeros años; desde pequeños los niños Japoneses toman clases adicionales acordes a sus habilidades; los padres tienen el deber social de educar a sus hijos; además de las asignaturas comunes a todos se les enseña poesía y caligrafía…

Singapur

Su método de trabajo no es a través dela memorización si no de la reflexión; es una educación bilingüe; los maestros son muy valorados y tienen un salario justo; se revisa constantemente su plan de estudios; los padres se involucran en la educación de los hijos; se potencia el pensamiento crítico y la creatividad; incorporan nuevas tecnologías…

Interesante la manera en que diferentes países han demostrado que es posible centrarse más en el aprendizaje significativo y que es posible aprender dentro de un sistema distinto al conocido.

Claro que las matemáticas son importantes, pero no más que las artes

Yo no digo que no debemos aprender matemáticas, historia, biología, gramática, etc; pero no se les hace increíble que después de estudiar tantos años en nuestra vida jamás se nos enseñó a respirar correctamente; a comer; a dormir; hablar en público; habilidades sociales; cuidados personales, etc.

Es curioso que tampoco sepamos administrar nuestro tiempo; pero como aprenderíamos, cuando prácticamente todo nuestro tiempo fue controlado por un timbre en las escuelas.

¿Cuántas veces no sufrimos por un examen? Ahora sabemos que los exámenes solo sirven para memorizar, pero no sirven para nada en la vida.

Es verdad que los padres deben tomar el rol en la educación de los hijos; pero como pretendemos que ellos enseñen competencias para la vida si a ellos nunca se les enseñó.

Jonh Holt dice en su libro “Weapons of Mass Instruction”: “Los niños bien escolarizados tienen poco margen al aburrimiento; enseña a los tuyos a desarrollar su vida interna para que nunca se aburran. Inspiralos  a tomar materiales serios, materiales para adultos, en historia, filosofía, música, arte, economía, teología. Todo lo que los maestros de escuela saben evitar muy bien. Reta a tus hijos con mucha soledad para que aprendan a disfrutar de su propia compañía, a tener diálogos internos.

Las personas bien escolarizadas están condicionadas a temer estar solos; buscan la constante compañía a través de la TV, la computadora, el celular y a través de amistades superficiales que se adquieren fácilmente y se abandonan fácilmente. Tus niños deben y pueden tener una vida más importante”.

Abre tu mente

No te pido que estés de acuerdo conmigo; tampoco estoy diciendo que debes sacar de la escuela a tus hijos; no te estoy invitando tampoco a hacer homeschooling; no te pido que busques una escuela Montessori, Waldorf o libre para tu hijo. Tu hijo puede ir a la escuela  tradicional y a la vez en casa estar recibiendo de tu parte esa directriz que lo lleve hacia una vida feliz; se necesita consciencia, mente abierta, pero sobre todo disposición para darle  a tu hijo las herramientas necesarias que requerirá para su vida, ya que como bien sabes eso no lo recibirá en la escuela.

Se habla mucho de educación, progreso, libertad, un mundo mejor, solidaridad, contribución, hermandad, pero nada de eso pasa en un salón de clases. En las escuelas nos enseñan a estar lejos unos de otros y a competir por cosas que no tienen valor.

¿No sería maravilloso que los niños y jóvenes vieran a la escuela como un lugar lindo, donde disfrutaran estar, jugaran, donde eligieran lo que quieren aprender y cómo lo quieren hacer?

No existe una sola forma de educar, veamos el aprendizaje como un continuo crecimiento. Respetemos a las personas que deciden educar fuera del sistema escolarizado.

Tal vez algún día la escolarización se reencuentre con la educación.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *