¿Qué es lo más difícil de educar en casa para mí?

qué es lo más difícil de educar en casa

Educar en casa es un camino fascinante, lleno de aprendizajes y grandes experiencias; sin embargo, como lo he comentado en otras ocasiones esto no es un camino de rosas y por eso es que hoy quiero compartir contigo, qué es lo más difícil de educar en casa para mí, todo esto ha sido parte de mi crecimiento, aprendizaje y lecciones aprendidas en esta vida sin escuela.

Poder compartir contigo estos puntos me alegra mucho, porque me encanta mostrarte que yo tampoco soy perfecta, que la vida sin escuela también me ha llevado al límite y también a mucho aprendizaje personal, profesional, de crianza y educación.

En estos años que llevo acompañando a mamás que han decidido educar sin escuela también, me he percatado que un miedo que todas tenemos en común es a hacerlo mal. Hace poco les comentaba a mis alumnas de Homeschooling-primeros pasos y si pensamos que las cosas nos pueden salir bien, porque esto también es una posibilidad. Para mí no todos los días son buenos, hay días que no son sencillos, pero no me quiero adelantar que de eso te hablaré a continuación.

1. No todos los días tengo el mismo nivel de energía

Debo confesarte que no todos los días tengo el mismo nivel de energía y aunque soy muy responsable y comprometida con las actividades que tengo que hacer, es cierto que prefiero esos días en los que estoy con mucha energía.

Decir que tengo días con niveles de energía más bajitos no precisamente quiere decir que son días malos, solo son diferentes, con todo y esto trato de disfrutarlos y que esta situación no afecte mi productividad y mucho menos el trato con mi familia, aún así hay veces que no lo consigo, así que me doy permiso de sentir, asumo mis emociones y si es necesario descanso.

Debo confesarte también, que esto me costó mucho trabajo, ya que trataba o pensaba que siempre tenemos que estar sonrientes, alegres, de buenas… pero sin duda eso no es una mamá real. Tenemos momentos de cansancio, enojo, frustración, desorganización… y es parte de la vida con o sin escuela.

2. Trabajar y educar en casa

Aunque ya llevo varios años trabajando y educando en casa, debo decir que hay días que se me hacen complicados por la carga de trabajo que llego a tener en ciertos momentos; si bien, considero que he logrado encontrar los momentos para poder trabajar y ser productiva, cuando tengo una carga considerable de trabajo me cuesta, esto me llega a sobre pasar en cuestiones de tiempo.

Es posible educar y trabajar en casa; sin embargo, no es una tarea sencilla, lo que si te puedo decir es que conforme pasa el tiempo cada vez lo puedes hacer mejor, lo importante es que te sientas contenta con lo que haces en cada una de tus facetas y si a todo le pones corazón todo sale mejor.

Mi mejor recomendación para ti, si también en ciertos momentos te sientes así es no te presiones, haz lo mejor que puedas, pero sin afectar tu salud, ni tu relación con las personas que amas.

3. Soltar el control y fluir

Sé que lo he contado en otras ocasiones, pero en verdad no puedo dejar de mencionar este punto, porque para mí  ha sido muy complicado soltar el control y fluir ha sido todo un reto, en temas como el orden y la limpieza, cumplir con mis planes, mi trabajo, el tiempo en familia… etc, pero si algo he aprendido al ser madre es que no siempre podemos tener el control y afortunadamente he aprendido a fluir; por supuesto que todavía hay veces que sale la Tere controladora; sin embargo, ahora sé tranquilizarla (jaja).

iAh! Y que no se me olvide mencionarte los pilares para mi paz mental, ya que juegan un papel fundamental en mi día a día, si no en verdad, no sé cómo podría con todo.

No se trata de ser perfecta

En este artículo quise mostrarme ante ti de manera real, para que veas que nadie tiene la vida perfecta, que las mamás que educamos en casa no es porque seamos más pacientes o todo lo hagamos o no salga bien, para nada. Esta aventura sigue siendo un mar de aprendizaje y crecimiento constante. Al final de cuentas de eso se trata la vida de aprender, mejorar y hacer las cosas con amor.

No todo nos va a salir bien; sin embargo, si tenemos unas buenas bases en por qué y para qué educamos en casa, los inconvenientes que lleguen a presentarse serán más llevaderos.

Y ahora me encantaría leerte a ti  ¿Para ti cuál es ese reto principal al que te has enfrentado educar en casa? iNos leemos en los comentarios!

 

Compartir en:

Publicaciones Similares

2 comentarios

  1. Hola a todos . Desde hace un tiempo quería que mi hija estudiara en casa pero por uno u otra razón no se podía. Gracias aDios ahora está estudiando en casa y hermoso ver cómo ella va descubriendo sus talentos y capacidades sin ninguna presión. Veo a mi hija más feliz porque ya tiene ese stress de entregar tareas sino de aprender por su propia voluntad
    Le encanta oír su propia voz cuando lee en voz alta
    Ya no tiene que esperar que le califiquen la tarea y sentirse afligida cuando no está bien algún problema
    Realmente estoy muy agradecida con las personas que si me apoyaron a tomar esa decisión
    Bendiciones

    1. iHola María!

      Que alegría leer testimonios como el tuyo. Te felicito de corazón por ser una mamá tan comprometida con tu hija, sin duda alguna estás haciendo un gran trabajo. Puedo notar la alegría y paz que transmites y eso me dice que tu hija lo vive de igual manera, que mejor regalo podemos tener como madres que ver a nuestros hijos felices 🙂

      Gracias por compartir 🙂

      iUn abrazo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *