Desescolarización interior

desescolarización interior

Cuando tomamos la decisión de educar en casa, inmediatamente llegan a nosotros pensamientos de qué eso no es posible, creemos que es imposible aprender algo, si no es en una escuela o algo que venga de un maestro y esto es porque aunque no seamos conscientes de ello, la escuela nos ha marcado a la mayoría de nosotros, a tal grado que creemos que sin ella no podemos ser exitosos; de esta manera sin darnos cuenta condicionamos y limitamos nuestras vidas. Pasar por un proceso de desescolarización interior es realmente necesario y yo recomiendo hacerlo antes de que empecemos con el homeschooling.

Todos esos miedos y mitos que sientes al escuchar hablar del homeschooling, son el reflejo de una mente escolarizada y son precisamente en lo que debemos enfocarnos en nuestro trabajo de desescolarización.

Para que tu proceso de desescolarización sea más sencillo, voy a darte una serie de recomendaciones que pueden servirte; debes saber que no es algo que suceda rápido, pero conforme pasa el tiempo te vuelves más consciente y vas dejando atrás las creencias que tienes.

En ocasiones llega a confundirse el proceso de desescolarización, con la desescolarización interior; sin embargo, no precisamente están ligados. El primero; es la etapa en la que decides sacar de la escuela a tu hijo y todo el proceso de adaptación a tu nuevo estilo de vida educando en casa. Por otro lado, la desescolarización interior, consiste en trabajar en una nueva mentalidad acerca de tus paradigmas educativos.

¿Qué es la desescolarización interior?

La desescolarización interior es un cambio de mentalidad respecto a los paradigmas educativos que tenemos muy arraigados, de esta forma dejamos de pensar que el aprendizaje solo puede ocurrir en una escuela.

Este proceso no tiene que ver precisamente con las familias homeschoolers; también los padres que deciden escolarizar, desde mi punto de vista deberían pasar por un proceso de desescolarización interior, ya que estarían recuperando esa alegría por el aprendizaje natural y dejarían atrás ideas que no les aportan a sus hijos, si no les restan; por mencionar algunos: necesitas un titulo universitario para ser alguien en la vida; debes sacar buenas notas, para que te vaya bien en la vida; para aprender necesitas un maestro…

Siempre ten en mente tus razones

Para mí es muy importante que siempre tengas en mente cuales fueron las razones por las que decidiste educar en casa, esos motivos te acompañarán a cada momento y te dará fuerza en los días complicados; sobre todo cuando tengas que enfrentar críticas o comentarios negativos ante la desaprobación de tu estilo de vida.

Despídete de los paradigmas escolarizados

Es un proceso el ir dejando atrás todas las creencias, paradigmas y estereotipos educativos; tus principales aliados serán: las razones que tienes para educar sin escuela y tus objetivos familiares.

Con trabajo constante irás dejando atrás las ideas más arraigadas  que tienes acerca del aprendizaje, todos esos miedos, mitos acerca del homeschooling que tienes y te harás más consciente cuando llegue a ti un pensamiento escolarizado y en ese momento lo anularas.

Confía en ti

Debes creer y confiar que lo que estás haciendo es con todo el amor y la firme convicción de que las cosas saldrán bien; debes sentirte orgullosa de que formas parte de un pequeño porcentaje de padres y madres comprometidas con la educación y crianza de sus hijos y que no importa si tus hijos asisten o no a una escuela.

El pasar por un proceso de desescolarización te ayudará mucho a cambiar esas creencias que tienes en ti acerca del aprendizaje y sin duda brindaras un acompañamiento mejor en el desarrollo de tu hijo, ya que no existirán presiones por parte tuya de tener las mejores notas, o esperar a que sea un médico cuando eso no es lo que él quiere; en pocas palabras no les cortaras las alas a tus hijos.

Los ataques y la presión por parte de familiares, amigos y conocidos, por tu opción de educar en casa pueden ser tan fuertes que si no crees en ti y en lo que estás haciendo, pueden orillarte a descartar la opción, es por eso que es tan importante este trabajo interno antes de que tomes la decisión de hacer homeschooling. Cuando logres esa desescolarización interior sabrás que las criticas, solo son el reflejo de la desinformación y en los días en los que pienses que las cosas no te están saliendo bien, tendrás la fuerza para hacer una pausa y continuar, porque eres consciente que existen días malos, sin embargo son muchos más los días buenos 🙂

Confía en tu hijo

Una de las principales cosas que aprendemos al educar en casa, es confiar plenamente en nuestros hijos; entendemos que el aprendizaje va a ocurrir, porque el mundo se vuelve nuestro salón de clases, en todo lo que hacen los niños aprenden algo, y que no existen los tiempos perfectos para el aprendizaje, tendrás la firme convicción, que lo que decidiste fue para formar un gran ser humano.

No te preocupes por el curriculum o el método de aprendizaje que utilizaras, preocúpate por conocer a tu hijo, por conectar con él; enfócate en ser su guía y te aseguro que lo demás llegara en el momento adecuado.

Es cuestión de tiempo y amabilidad contigo misma

Debes estar segura que con tiempo y mucha paciencia lograrás desescolarizate y como te comentaba, este proceso te lo recomiendo aunque tu hijo asista a la escuela. Conciencia, paciencia y mucho trabajo interior. El cambio depende de cada una de nosotras. Yo te recomiendo que primero trabajes en ti y después lo hagas con tu familia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *