Vive una navidad interior

navidad interior

Este año que por cosas de la vida tendremos una navidad distinta, en lo personal está siendo una invitación a reflexionar y preguntarme seriamente hacia a donde voy y lo que quiero para mi vida en todos los ámbitos. Así que si tú este año tendrás que pasar una navidad lejos de tus seres queridos y eso te hace quejarte o sentirte triste, te invito a darle la vuelta a la situación ¿Cómo? Viviendo una navidad interior.

Que sean tiempos de dar y recibir amor, que te fijes un objetivo principal para el próximo año y que ese sea tu motor para todos tus objetivos específicos. Este puede ser un tiempo de cambio, crecimiento personal y de ser tu mejor versión. Puedes pasarla bien solo con tus hijos y tu pareja o con las personas que tu decides, pero si vívelo distinto y no por la situación que estamos viviendo, sino que sea un cambio verdadero, que el cambio sea de adentro hacia afuera.

Aquí te doy algunas sugerencias de lo que puede englobar ese cambio y vivir una navidad interior.

Haz una evaluación de cada una de las áreas de tu vida

Todas las recomendaciones que hoy quiero hacerte, debes dejarlas plasmadas por escrito. Evalúa cada una de las áreas de tu vida, para ver cómo estas. Estas áreas debes fijarlas tú; pero pueden ser: salud, amor, finanzas, familia, trabajo, ocio, crecimiento personal y espiritualidad; si quieres incluir más puedes hacerlo o quitar alguna.

Piensa del 1 al 10 como estás en cada una de esas áreas y pon el número. Al terminar, revisa cuál es el área que tuvo el puntaje más bajo, establece objetivos específicos para mejorarla y haz un plan de acción. Ya verás que al ver terminado este análisis, serás consciente de cómo te encuentras en este momento y qué necesitas mejorar.

Imagina cómo sería la mejor versión de ti

Imagina a esa mujer en la que quieres convertirte, escribe como te gustaría verte, sentirte, comportante, escribe todo lo que estás imaginando y deja volar tu imaginación. Evalúa que tan cerca o lejos estás de ser esa persona y qué necesitas mejorar o transformar para serlo y empieza a trabajar en ello.

Es tiempo de perdonarte y perdonar

El rencor es de las vibraciones más bajas que puede haber, estos son tiempo perfectos para soltar y dejar fluir. Liberarnos de sentimientos que no nos hacen mejores personas, que no nos sirve de nada y no digo que si alguien te hirió debes acercarte a esa persona. El perdón debe ser hacia nosotras, no tienes que estar cerca de personas que no le suman a tu vida; sin embargo, no debes dejar que el pasado afecte tu presente. Suelta, confía y deja fluir ya verás lo positivo que eso resultará en tu vida. Nuestra navidad interior debería empezar con el perdón 🙂

Dile a tus seres queridos cuanto los amas

No deberíamos esperar a que un calendario nos muestre “Fechas especiales”, para decirles a las personas importantes para nosotras cuanto las amamos. Si estos tiempos algo deberían enseñarnos, debería ser la humildad, el ver lo frágiles que somos y que la vida se va en un segundo. No malgastemos nuestro tiempo aquí en la tierra. El amor es de los sentimientos de más alta vibración que existen, expandamos amor, demostrémoslo y expresémoslo a diario.

Agradece todo lo que tienes

La gratitud es otro de los sentimientos de más alta vibración que existen, así que si no lo prácticas habitualmente puedes empezar a hacerlo desde hoy. Ve a tu alrededor y sé consciente de lo afortunada que eres al tener tanto. Tienes salud, a tus hijos, tu pareja, amor, abundancia, un techo, comida, agua que beber, ropa, etc.; tienes mucho por lo cual deberías estar agradecida.

Te deseo lo mejor y de corazón te doy las gracias

Si esta va a ser una navidad diferente, hazla especial; vive una navidad en familia mágica.  Puedes hacer cosas nuevas: rituales, juegos, palabras de amor, estableces objetivos familiares, tener una plática profunda que te permita conocer aún mejor a tus seres queridos, una oración por las personas que la están pasando mal…

Suelta lo anterior y no hay que quejarnos, la situación es la que es, esto es lo que nos toca vivir y no significa que la tengamos que pasar mal. Vamos a cuidarnos, ser responsables, pedir por los enfermos y a partir de hoy pasarla bien, disfrutar nuestra vida y vivamos una navidad interior este y todos los años.

En lo personal tengo mucho por lo cual agradecer. Soy afortunada por tener salud y que mi familia también este bien. Tengo la dicha de tener el mejor regalo que la vida me pudo dar, ser madre; tengo una comunidad hermosa, maravillosa, lo  que hace apenas hace un tiempo me parecía lejano, lo he conseguido.

A ti que me lees cada semana, compartes mis artículos, imágenes, vídeos, me sigues, eres mi clienta, quiero darte las gracias de corazón, porque en verdad te digo que eres mi sueño hecho realidad.

Te mando la mejor de las vibras, mis mejores deseos para ti y para tu familia y ojalá que los años venideros sigamos juntas aprendiendo y educando en casa. Gracias por ser y por estar en cada momento. Gracias, gracias, gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *