El mejor regalo de cumpleaños y de vida

el mejor regalo de cumpleaños

Hace uno días cumplí años y quise vivirlo diferente. He tenido la oportunidad de reflexionar mucho este últimos mes del año; estoy haciendo un balance de lo bueno y de los aprendizajes, fijando objetivos claros para el próximo año. En estos días he agradecido mucho por mi hija, porque está sana, porque mi pareja y yo también lo estamos, al igual que toda mi familia de y esto es el mejor regalo que me pudieron dar.

Hace 4 años que mi hija me acompaña todos los días; tres años desde que deje mi empleo en la empresa y que le he dado un cambio radical a mi vida laboral. Hoy he entendido muchas cosas, veo con nostalgia aquel 2014, que hasta este momento ha sido el año más complicado de mi vida. He escuchado tanto en los últimos días que después de las crisis vienen nuevas oportunidades y crecimiento si así lo decidimos;  porque claro tenemos dos opciones: avanzar o quedarnos en nuestras tristezas.

Hoy más que nunca me queda claro que no son tus condiciones, sino tus decisiones las que definen tu vida. Si yo me hubiera quedado llorando después de perder mi empleo en 2014, nunca habría llegado a ser jefa, ganar mucho más de lo que ganaba  y conocer una forma de trabajar muy distinta, excelentes condiciones de trabajo y personas tan valiosas.

Si no hubiera decidido renunciar a mi último empleo, hoy no existiría Educación en casa, ni habría ayudado a decenas de madres que quieren aprender junto a sus hijos desde el amor.

Las cosas suceden como tiene que ser, aunque en el momento no lo entendamos, nos duela y nos invada una profunda tristeza, es por eso que hoy quiero dejarte este mensaje.

Hoy quiero mandarte un mensaje de amor

Quizá estés pasando un mal momento en tu vida, sea lo que sea, se vale llorar, estar triste; pero después tienes que levantarte y fijarte un nuevo rumbo, porque es de verdad que de los momentos difíciles salimos renovadas, más fuertes y decididas, aunque en el momento no entiendas por qué y para qué te está sucediendo eso con el tiempo puedes encontrar las respuestas.

Yo, en el 2014 estando en la cama de un hospital; con tanto dolor en el cuerpo, pero más dolor en el alma, no alcanzaba a comprender por qué estaba viviendo eso; a lado de mi una mano que me sostenía y que me sigue sosteniendo, mi pareja, tratando de encontrar respuestas, viviendo una etapa que cambio nuestras vidas, pero sobre nos invitó a cuestionarnos qué estábamos haciendo y hacia a dónde íbamos.

Si tu hoy estás con el corazón roto por lo que sea, yo solo quiero decirte que el dolor también es parte de nuestra vida, que mires a tu alrededor y veas lo afortunada que eres; voltees y veas a tus hijos, cuando los mires verás en ellos el milagro de la vida, porque ellos son una bendición en verdad.

Piensa en un momento en que la vida te ha sacudido tan fuerte, que llegaste a pensar que no podrías salir de eso; sin embargo, aquí estas y estoy segura que ahora eres más fuerte, pero sobre todo más sabia; así que tú puedes salir de esto, en verdad que si puedes, cree y confía en ti, apóyate de alguien si lo necesitas y si crees que no tienes a nadie escríbeme, yo estaré encantada de leerte.

El mejor regalo que la vida me ha dado

Sin duda el mejor regalo que la vida me ha dado es tener conmigo a mi hija. A veces cuando la miro dormir y me pongo a pensar que habría podido no estar aquí conmigo y que sin embargo Dios quiso que si estuviera, que me dio la oportunidad de ser madre y esto lo honro con todo mi corazón y aunque no ha sido nada fácil, cuando miro hacia atrás y pienso que mi hija pudo no haber estado y quizá con eso se hubieran ido mis posibilidades de ser madre, al menos de manera natural, no puedo hacer otra cosa más que mirar al cielo y decir “Gracias Dios mío por esta gran oportunidad”.

Bella mami, hoy tú también tienes la oportunidad de estar aquí, de ver a tus hijos crecer, de ser parte de su educación y crianza, eso ya es un milagro y una bendición.

Si tienes algo por lo cual llorar, llora, pero levántate renovada, agradece, enfócate en lo que quieres y sigue avanzando, si necesitas ayuda, búscala, estoy segura que alguien está dispuesto a tenderte la mano. Estamos hoy aquí, con esta gran oportunidad de vivir y con unos hijos maravillosos, salud y sobre todo con las ganas de crecer, aprender y seguir en este camino.

He recibido grandes lecciones en los últimos años y también muchas bendiciones; sigo pensando que la más grande es mi hija, ella me ha llevado al límite de las emociones, pero también es ella mi gran motivo para estar en este camino y ser mejor cada día, sé que puedo ser la madre que ella necesita y agradezco esta bendición de tenerla hoy conmigo, ese si es un gran regalo el mejor regalo que la vida pudo haberme dado. Gracias, gracias, gracias.

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *