¿Puedo educar sin escuela a uno de mis hijos y a otro mandarlo a la escuela?

puedo educar en casa a uno de mis hijos y a otro mandarlo a la escuela

Hace unos días una suscriptora de Educación en casa, me envío esta pregunta y por ello quise escribir este artículo, me parece interesante y sé que a más de una le podrá servir esta respuesta, si tú también te has preguntado ¿puedo educar en casa a uno de mis hijos y a otro mandarlo a la escuela? Quédate aquí conmigo.

Educar sin escuela no debe ser una imposición, algo forzado; por el contrario, debe ser algo armonioso, disfrutable, lleno de amor. Para decidir si mandarás a un hijo a la escuela y al otro no, te recomiendo tener en cuenta lo siguiente:

1. Objetivos claros

Una decisión tan importante como lo es educar en casa, requiere de un fuerte compromiso y responsabilidad; sin embargo, no podemos dejar de lado que para poder tomar buenas decisiones debemos saber hacia donde vamos; es decir, tener objetivos claros.

A lo que voy con esto, es que antes de tomar esta y cualquier otra decisión debes saber claramente qué es lo que quieres, tener objetivos claros, específicos, medibles, alcanzables, retadores y con una fecha definida. Es muy importante hacer más que solo propósitos y esto también debemos hacerlo ante nuestra decisión de no mandar a nuestros hijos a la escuela.

La escuela no es mala, si tú después de haber definido lo que quieres para tus hijos, sabes muy bien hacia dónde quieres ir con su educación y tienes muy claro que para algunos de tus hijos funcionaría mejor ir a la escuela, adelante, hazlo. Lo importante más allá de la decisión de escolarizarlos o no, es saber el por qué y para qué de tu decisión.

2. Comunicación familiar

Además de hablarlo entre tu pareja y tú, deben hacerlo también con sus hijos. Es muy importante transmitirles lo que queremos lograr en nuestras familias, qué queremos respecto a su educación, que ellos sepan y entiendan que las decisiones que estamos tomando están tomadas desde el amor y que queremos lo mejor para ellos y si todos están de acuerdo con lo que se ha decidido, esta todo perfecto.

Si alguno de tus hijos es muy pequeño, de cualquier forma involúcralo, quizá el mayor es el que irá a la escuela y el pequeño aún no puede decidir, pero tú has decidido por él. Aquí lo que te recomiendo es que conforme vaya creciendo le expliques por qué su hermano va a la escuela y por qué él no. Tal vez en algún momento le surja curiosidad por saber cómo es la vida con escuela y le tendrán que explicar, pero no desde el enfoque negativo, si no tal cual cómo es la vida escolarizada.

Sé que en estos momentos te estarás preguntando y qué pasa si por curiosidad mi hijo me dice que quisiera ir a la escuela y aquí nuevamente entrará el tema de la comunicación; desde mi punto de vista, no es algo negativo que tu hijo te haga esta petición, por ello es que te recomiendo ser abierta y tener mucha comunicación con tu pareja e hijos, entender por qué quisiera ir, escucharlo y entre todos tomar una decisión.

3. Darles voz a nuestros hijos

Es muy importante, como te lo mencionaba en el punto anterior que le demos voz a nuestros hijos, escucharlos, que nos cuenten sus inquietudes y tomar decisiones también en base a lo que ellos desean, como lo mencionaba también, quizá si son muy pequeños todavía no alcancen a entender muy bien lo que le estamos diciendo, pero no importa, tú hazlo y háblalo, utiliza un lenguaje sencillo, acorde a su edad y lo más importante en este tema escucha a tu hijo, pero utiliza la escucha activa.

4. Lo más importante es decidir con amor

Cuando estamos conociendo la opción de educar sin escuela, es normal tener un mundo de dudas; si tú piensas que tener a uno de tus hijos en la escuela y a otro educarlo en casa es lo mejor, está bien y si previamente has tenido una conversación honesta con toda tu familia, está perfecto, hazlo, sé que decidirás con amor y desde ese lugar tomarás las mejores decisiones.

Si a ti te tenía preocupada la pregunta ¿puedo educar en casa a uno de mis hijos y a otro mandarlo a la escuela? te puedo decir que estés tranquila, que es posible hacerlo, decidiendo con amor y siempre en pro de nuestros hijos y nuestra familia en general, puedes estar tranquila de que estás haciendo lo correcto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *