Quiero aprender en casa desde el amor con mis hijos

aprender en casa desde el amor

Cuando decidí educar en casa, no imaginaba que estaría entrando a un maravilloso mundo de aprendizaje, no solo para mi hija sino también para mí. Con toda esta revolución educativa, he tenido grandes descubrimientos, entre los principales está el aprender en casa desde el amor.

¿Aprender en casa desde el amor? me refiero que debemos ponerle corazón a todo lo que hacemos, pero sobre todo a estos momentos de aprendizaje con nuestros hijos. Y ya sea que seas una mamá que educa en casa o mandes a tus hijos a la escuela, el apoyo que le brindemos a nuestros hijos en su aprendizaje, debería ser desde el amor.

Con mis clientas del Taller intensivo Enseña y Aprende en casa, aprendemos de la mano, cómo entender a nuestros hijos para brindarles un aprendizaje a su medida y aunque en ese taller les doy técnicas que les pueden ayudar en su proceso de educar en casa, independientemente si sus hijos están escolarizados o no, el enfoque principal está en entrar al mundo de nuestros hijos.

A mí también me parecía utópico aprender en casa desde el amor, pocas veces en mi vida de mi estudiante me divertí estudiando o quizá nunca. Cuando venimos de un mundo escolarizado, es muy difícil romper nuestras creencias y paradigmas educativos; sin embargo, es posible, no es algo que sucede rápido, pero si es posible.

Si tú has llegado aquí es porque quieres brindar un mejor aprendizaje a tus hijos y aunque tal vez en este momento no sepas cómo hacerlo, tienes ese deseo ardiente dentro de ti. Así que te daré algunas recomendaciones si tú también quieres aprender desde el amor.

Que tu enfoque sea aprender, no memorizar

Si no rompemos el antiguo paradigma escolarizado, se nos complicará mucho el brindar a nuestros hijos un aprendizaje significativo. De nada nos sirve que nuestro hijo sea un excelente “memorizador”, si no logra entender lo que leyó o estudió.

Un número no tendría por qué definir la inteligencia, ni valor de nuestros hijos, cuando entendemos esto el aprendizaje sucede, dejamos de lado eso de solo obtener buenas notas y por lo tanto no existe presión de nosotras hacia los niños o jóvenes. De esta manera las cosas fluyen mejor, porque nuestro enfoque está en que ellos aprendan no que memoricen.

Desescolarización interior, mental y emocional

Dejar de lado el antiguo paradigma educativo, es algo que desde mi punto de vista la pandemia del 2020 debería dejarnos, si antes no habíamos visto todas las cosas que ya no funcionan en la escolarización, estoy segura que toda esta situación te ha hecho ver cosas que quizá antes no. Independientemente si tú educas o no sin escuela es urgente que empecemos una desescolarización interior, mental y emocional para brindar un aprendizaje significativo, armonioso y desde el amor en casa.

No es algo que sucederá de la noche a la mañana, pero si no hacemos este trabajo y dejamos de lado las ideas preconcebidas de lo que es o debería ser la “educación” difícilmente podremos brindar un aprendizaje amoroso.

Si tu deseo no es ardiente no sucederá

Si tu deseo de aprender en casa desde el amor no es ardiente, no sucederá. Cada día me escriben decenas de mamás diciéndome que no saben cómo brindar un aprendizaje significativo y amoroso a sus hijos, que no tienen paciencia, que terminan estallando porque sus hijos no quieren hacer sus actividades…

Si tú has pasado por alguna de estas situación, dime honestamente ¿En verdad te has esforzado lo suficiente? Y no te estoy criticando, sé qué haces lo mejor que puedes con los recursos que tienes; pero, debemos ser conscientes que para tener cambios de cualquier índole, debemos crear nuevos hábitos y dejar de lado las cosas que no nos aportan.

La mayoría de las veces, queremos las cosas rápido y al ver que no ocurre nada lo dejamos de lado. Si tú no te comprometes contigo misma para ser la madre que tus hijos necesitan, esto no va a suceder.

El poder de la acción

Es cierto que para que una cosa suceda, debemos primero tener un deseo ardiente, pero eso no es suficiente, tenemos que pasar a la acción; en este caso que estamos hablando de aprender desde el amor, debemos dar un primer paso para que eso se haga realidad. Esto requiere de pasos pequeños, pero diarios, de mucha consciencia, compromiso, decisión y determinación. Yo sé que puedes 🙂

El cambio empieza por ti

En el momento en que nos comprometemos de corazón a brindarles un aprendizaje a la medida a nuestros hijos y desde el amor, en ese momento abriremos la puerta a una nueva manera de educar y criar.

Independientemente si educamos o no sin escuela, nuestra prioridad debería ser que nuestros hijos aprendan y que no terminen odiando “estudiar” por las exigencias de la escuela y los padres.

Estamos en un gran momento para iniciar una nueva forma de educar y aprender, por un momento dejemos de lado las matemáticas y abramos nuestro corazón, yo sé que tú también puedes ser parte de esta nueva generación de padres que educan desde el amor 🙂

Compartir en:

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *