No eduques en casa, si…

no eduques en casa

En estos últimos meses, sobre todo en los últimos días, he recibido muchas dudas sobre educación en casa y  con esto me he percatado que existe mucha confusión es lo que es y no es la educación en casa.

Sé que es normal, ya que desde que inició la pandemia, el término homeschooling se ha utilizado para referirse a la manera en que se estuvieron dando las clases en línea; por lo tanto, esto ha hecho que se piense que cuando educamos en casa, se vive algo similar; sin embargo, no es así. Actualmente se esta viendo la educación en casa, como una salida rápida; es por ello que quiero recomendarte 5 situaciones en los que te sugeriría  “No eduques en casa”.

En lo personal, me preocupa que los padres en estos momentos quieran educar en casa solo un ciclo escolar o mientras pase la pandemia; yo sigo pensando que hacer esto, es complicarte la existencia, porque además de que no es tan sencillo adquirir las boletas de cada grado, si tus hijos no están inscritos a la escuela, tendrás que enseñar tú tal cual lo estipulado en el plan de estudios escolarizado y esto quizá se te complique.

No quiero ser pesimista, pero yo no recomiendo que la educación en casa, sea solo un experimento familiar de un ciclo escolar. Entiendo que estamos viviendo tiempos complicados y que para algunos niños es difícil llevar las clases en casa o regresarlos a la escuela por temor; debemos pensar muy bien cuál sería la mejor decisión para toda la familia.

En este artículo te hablo de los casos en los que te recomendaría que no eduques en casa; por supuesto, que esta es mi forma de pensar y al final del día cada una de nosotras debemos ser responsables de nuestras decisiones y estoy segura que tú tomarás la mejor decisión para ti y tus hijos. Así que hoy te digo no saques a tus hijos de la escuela si…

1. No te darás el tiempo necesario para brindarle una educación en casa

Educar en casa, requiere de tiempo y energía y si no estamos dispuestas a hacer esta inversión, es muy poco probable que tengamos éxito. El estar presentes, atentas y con ganas de hacer las cosas, nos brindará las herramientas necesarias para acompañarlos y brindarles un aprendizaje en base a sus intereses y necesidades, respetando sus ritmos y desarrollando sus talentos. Y no estoy hablando que tienes que estar 8 horas diarias y de corrido ahí, hablo de tu disponibilidad y buena actitud para estar no solo en lo académico, sino en todo lo que se requiera.

Si no nos damos la oportunidad de estar y si además no tenemos claro por qué, para qué y qué vamos a hacer y en el fondo de nosotras mismas no queremos educar en casa; honestamente no lo lograremos. Yo por eso recomiendo pensarlo muy bien y estar conscientes de todo lo que implicará nuestra tu manera de educar.

2. Vas a hacer las cosas de malas y estarás de mal humor

Si todo el tiempo vas a estar enojada y con una mala actitud teniendo a tus hijos todos los días contigo ¿Para qué sacarlos de la escuela?

No sería justo llevarlos a un ambiente complicado que lejos de conectar con ellos, solo nos alejará más y no digo que educando en casa, todo el tiempo estemos sonriendo y que todo sea de color rosa, hay días malos, pero no todo el tiempo es de enojos y malos tratos.

Debemos ser conscientes que al hacer este cambio en la educación de nuestros hijos, nos estamos comprometiendo a dar lo mejor de nosotras, para tener los resultados que deseamos. Por eso para mí la crianza respetuosa y la educación en casa van de la mano.

3. No sabes qué hacer y cómo vas a iniciar con esta labor

Es verdad, que no existe un manual estandarizado para educar en casa; sin embargo, yo si recomiendo que si ya tomaste la decisión de educar sin escuela, tengas unas bases sólidas; es decir, por qué y para qué lo quieres hacer, para mí es importante que conozcas a tu hijo, entiendas cómo es que él aprende y en base a eso determines tus primeros pasos para educar en el hogar.

Yo recomiendo hacerlo así; porque si no, es como ir a la deriva y esto puede ocasionarte esa sensación de pensar que lo estás haciendo mal o que esto no es para ti; cuando la realidad es que falta organización y sentar tus bases de la educación que ahora decidiste llevar.

4. Te preocupa el tema de las calificaciones, plan de estudios escolarizados y boletas de calificaciones

Si aún sigues pensando en calificaciones, acreditaciones, certificaciones, grados escolares, materias… y todas estas cosas de escuela, esto es un indicio de que es necesario pasar por el proceso de desescolarización interior .

No digo que el tema de las certificaciones no sea importante; por supuesto, que debemos ser responsables y saber cómo vamos a obtener las certificaciones correspondientes, por si nuestros hijos quieren ir a la universidad o escolarizarse en algún momento; pero una cosa es tener la información necesaria y otra que esto, constantemente nos siga preocupando.

Ten paciencia, no debes castigarte si de repente salen estas ideas, lo importante es crear consciencia y de a poco ir disociando está información que tenemos tan arraigada.  Si de verdad este tema te causa angustia; yo te recomiendo que antes de que saques a tu hijo de la escuela, pases por un periodo de desescolarización mental, emocional e interior.

5. Tienes dudas de si esto es lo que quieres para ti y tu familia

Si no estás eligiendo de corazón y solo lo haces para salir de un apuro o una situación específica, es muy probable que no tengas éxito. Para mí la decisión de educar en casa; aunque puede venir acompañada de temores, debe causar más emoción que preocupación, porque desde el amor es donde nuestros miedos los podemos afrontar.

Y no quiero decir que si tienes dudas no puedes educar en cada; lo ideal, desde mi punto de vista es que primero trabajes tus dudas, temores, todo el ruido que te cause esta decisión; así cuando inicies tendrás la certeza de que en efecto esto es lo que quieres para ti y tu familia.

No tomes decisiones precipitadas

Sé que pueden haber decisiones que de repente nos hagan reaccionar impulsivamente y decir voy a dar de baja a mi hijo de la escuela y voy a educar en casa; así sin previa preparación e información. No quiero decir que en todos los casos esto resulte mal; sin embargo, si tienes un alto grado de probabilidad que las cosas no salgan del todo bien.

Créeme que no te quiero desanimar; para mi la educación en casa es algo muy lindo aún y con las dificultades que se pueden presentar algunas veces; sin embargo,  yo si recomiendo que antes de que decidas educar en casa, trabajes en tu desescolarización interior, sientes tus bases y sepas al menos como vas a empezar y a organizarte; sino créeme que esto puede causarte agobios y termines desquitándote con tus hijos o reinscribiendo a tus hijos a la escuela y no digo que esto sea grave, pero estoy segura que puedes dar más de ti y hacer bien las cosas si te preparas y avanzas con convicción y seguridad.

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *