Lo que no es el homeschooling: La confusión de la educación sin escuela

lo que no es el homeschooling

El 2020 sin duda ha marcado un precedente en distintos ámbitos de nuestras vidas y la educación es uno de ellas. Para muchas mamás y papás ha sido un descubrimiento, a una posibilidad que quizá no se habían planteado o tal vez si había pasado por su mente pero no se atrevían a hacerlo, esa posibilidad de la que hablo es tener la oportunidad de educar y aprender en casa; es decir, sin escuela; sin embargo esto también ha traído un poco de confusión y es por eso que hoy quiero hablarte de lo que no es el homeschooling: la confusión de la educación sin escuela.

A lo que hoy se le está llamando homeschooling no es lo que se vive educando sin escuela

Las clases en línea o como sea que tus hijos recibieron las clases durante el tiempo de confinamiento, no es lo que se vive educando sin escuela. La educación sin escuela, no es precisamente tener a los niños delante de una pantalla, ni tener que mandar evidencias o fotografías de tus hijos haciendo deberes o de sus tareas a nadie.

No tienes detrás de ti al profesor, no tienes que seguir cumpliendo las reglas y normas de la escuela convencional, eso no es la educación sin escuela.

La educación sin escuela vista como algo temporal

Ahora que muchos padres están batallando con las clases en línea de sus hijos, muchos están decidiendo darlos de baja y regresarlos a la escuela cuando la situación sanitaria mejore, no digo que esto sea malo; sin embargo, yo no lo recomiendo. No lo recomiendo, porque para muchos papás es preocupante el hecho de pensar que sus hijos pueden “perder” un ciclo escolar y están desesperados buscando la manera de validar el curso.

Para mí lo más sencillo, es que si tu quieres que tus hijos regresen a la escuela cuando sea posible, no los des de baja. Da lo mejor de ti en esta situación que nos ha tocado vivir, muchos maestros están entendiendo la situación y saben que no todos los padres pueden apoyar a sus hijos al 100%, por lo tanto pueden ser accesibles en cuanto a soluciones.

Yo no recomiendo educar en casa solo un ciclo escolar, pero esto dependerá de cada padre, solo quiero decirte que si en vez de disfrutar de este tiempo, lo vas a sufrir y vas a estar angustiada, es mejor pensarlo dos veces. La educación en casa, desde mi punto de vista no debería ser el experimento familiar de solo un ciclo escolar.

La confusión de la educación sin escuela

Desde que comenzó la pandemia y que las clases/ deberes escolares tuvieron que hacerse en casa, se ha utilizado el termino homeschooling a esto. Antes de la pandemia podíamos llamar homeschooling como un término más para referirnos a la educación sin escuela; sin embargo, creo que esto está causando un poco de confusión a los padres, porque pueden llegar a pensar que exactamente esto que han estado realizando durante el tiempo de confinamiento, es lo que harán si deciden sacar a sus hijos de la escuela y la realidad es que esto no es así.

También se piensa que si sacas a tu hijo de la escuela y educas en casa un ciclo escolar, después podrá regresar con facilidad el próximo ciclo escolar. Si bien existen maneras de que esto se podría hacer, la realidad es que no siempre suele ser sencillo y si para ti va a suponer una preocupación el hecho de que tu hijo pudiera “atrasarse” en la escuela o “perder un ciclo escolar” lo mejor es no complicarte.

Otra cosa que he visto, es que muchos papás piensan que utilizar una plataforma es la solución a dar de baja a sus hijos de la escuela y esto para nada es así.  Una plataforma es una buena opción siempre y cuando se elija por las razones correctas.

No tomes la decisión de educar en casa influenciada por tus emociones

En estos momentos tenemos dos situaciones distintas. Por un lado, están los padres que están descubriendo gracias a la pandemia que sus hijos pueden aprender sin escuela y por el otro lado están los padres que se les está complicando mucho apoyar a sus hijos con sus deberes escolares; para estos padres esta siendo agobiante la situación y son los que de repente deciden drásticamente sacar a sus hijos de la escuela y decir que van a educarlos en casa.

Si tomamos la decisión de educar sin escuela basada en nuestras emociones, sobre todo en la emoción del agobio, frustración, cansancio, lo más seguro es que no nos vaya bien. Incluso si lo hacemos desde la euforia, pensando que lo que se está haciendo hoy como homeshcooling, es lo vivirás educando sin escuela, también podemos llevarnos una sorpresa.

Y con esto no quiero decir que no lo puedas hacer, solo que para mí educar en casa, es más que la emoción de un momento, puedes ser de las mejores experiencias de tu vida, si lo haces con plena convicción de que es lo que quieres para ti y tu familia.

Decide con amor, pero sobre todo con convicción

Esta situación que estamos viviendo sin duda también pasará y yo he escuchado a muchas personas decir que no será lo mismo; quizá las cosas no vuelvan a ser como eran antes de la pandemia, pero si que pueden ser mejores, en todos los sentidos y ámbitos de nuestras vidas.

Sin duda, en términos de educación no será la excepción y como lo he dicho en otras ocasiones la educación en casa no es para todo el mundo; pero lo que si es para todo el mundo es la posibilidad de poder apoyar y acompañar a nuestros hijos en todo lo que hagan y en su educación este es el momento perfecto para empezar a involucrarnos con o sin escuela, esta si que puede ser la ocasión para hacerlo.

Decidamos desde el corazón, con amor, pero sobre todo con certeza de que esto es lo que queremos para nuestros hijos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *