La experiencia de una niña de 6 años en sus primeros días de escuela

primer día de escuela de una niña de 6 años

He tenido la oportunidad de estar con mi sobrina desde su primer día de escuela, le he ayudado a hacer su tarea y también ha compartido conmigo sus experiencias. Ella no es de las niñas a las que se les dificultó sus primeros días de escuela; sin embargo y aunque está contenta, ha tenido experiencias no muy agradables que solo me refuerzan la convicción que tengo sobre educar en casa.

Sé que hay padres, que hacen su mejor esfuerzo por ingresar a sus hijos en los mejores colegios o los que creen que son los mejores; pero es una realidad, que hasta en las mejores escuelas encontraras algún detalle que no te agraden del todo.

A continuación comparto contigo, como ha vivido esta pequeña sus primeros días de escuela, hablándote de las cosas que no han sido positivas:

Actitudes de la profesora

Con las cosas que me ha compartido mi sobrina de sus profesoras, reafirmo que cada vez hay más jóvenes que están estudiando educación por las razones equivocadas.

Mi sobrina tiene dos profesoras; de una no habla mucho, pero la otra ha tenido una serie de actitudes que dan mucho de que pensar. El primer día de escuela cuando les pidieron a los niños que se presentarán y que dijeran el nombre del preescolar del que venían; la maestra le hizo un comentario que considero totalmente fuera de lugar, el comentario fue: “¿El kínder del que vienes es legal?”. La niña solo respondió: ¿Qué es eso? La maestra hizo ese comentario, solo porque ella no conoce el colegio.

Obviamente una niña de seis años no iba a entender esa pregunta; y me da mucho coraje el trasfondo de ese comentario tan despectivo por parte de una “docente”. La pequeña al llegar a su casa confundida, les contó a sus padres el suceso y obviamente hubo molestia por parte de ellos y fueron a hablar con la maestra.

Otra de las cosas que hizo esta profesora es no hacerle un gafete a mi sobrina, a todos los niños les hizo uno para poder identificarlos ¿por qué a la pequeña no? no lo sé, la niña se sintió excluida y díganme ¿qué podemos esperar de alguna situación de violencia o discriminación en ese grupo? Cuando la maestra es la primera en hacer divisiones.

Sé que todos quisiéramos buenos docentes para nuestros hijos, desafortunadamente cada vez es más complicado encontrarlos y los buenos que hay, no pueden estar todo el tiempo a cargo del grupo en el que estarán tus hijos.

Lo que podemos hacer, es crear un lazo fuerte de comunicación con nuestros hijos; para que nos cuenten todo y claro, cualquier cosa en la que tengamos dudas o estemos inconformes ir a hablar con los profesores, sin discutir,  ni intervenir como tal en su proceso de enseñanza, solo informarnos de las situaciones que nos causen confusión.

Reglas que no los hacen mejores personas

Sé que tenemos que enseñar a los niños, que debemos cumplir ciertas reglas para una sana convivencia como sociedad; sin embargo considero que la mayoría de las reglas, que se estipulan en una escuela no contribuyen a crear mejores ciudadanos.

Otra de las experiencias de mi sobrina en sus primeros días de escuela, es que la profesora le hizo tirar un helado a la basura, porque claro en el salón de clases no se debe comer y el receso había terminado, no estoy en contra de no comer dentro del aula; lo que me sorprende es la falta de empatía y sensibilidad de la maestra, ¿por qué no darle la oportunidad a la niña de terminarse su helado afuera y después entrar al salón?

Imagínate si tú al igual que yo, les dices a tus hijos que la comida no debe tirarse y las profesoras las hacen tirar la comida ¿qué gran contradicción no crees?

Además, a la niña no le dio tiempo de comer, porque la profesora termino tarde de dar sus clases y los dejo salir tarde al recreo, por lo que no les dio tiempo a los niños de comer  y lo peor es que los hace tirar la comida ¿qué no el error fue de ella, al no programar bien sus tiempos?

Tipos de compañeros

Como mamás, quisiéramos que el grupo en el que nuestros hijos estudian estuvieran rodeados de buenos niños, que aunque no precisamente todos tienen que ser amigos, al menos se respeten entre ellos, desafortunadamente eso no puede estar en nuestro control; entonces te encuentras con la mala fortuna de que haya algún niño que trate mal a tu hijo.

En el caso de mi sobrina; a tan solo pocos días de haber ingresado a la primaria ya le han paso cosas desafortunadas con compañeros, como: que una niña pusiera pegamento en su silla, le robaran su dinero y le rasguñaran su cara.

Cuando la niña me contó lo sucedido yo le dije que no se debe quedar callada; que debe decirle a sus maestras y a sus papás;  que desafortunadamente hay niños que son así porque en su casa no reciben una buena educación o son víctimas de malos tratos, pero que ella debe seguir haciendo las bien y sobre todo hablar,  que debe decirle a sus padres todo lo que sucede.

Demasiada tarea

Es increíble la cantidad de tarea que le dejan a la niña; se me hace difícil de asimilar que después de pasar tantas horas en la escuela, todavía tenga que pasar tantas horas sentada haciendo tarea.

Mi sobrina y yo, hemos pasado hasta tres horas haciendo  su tarea y para mí eso es una exageración, ¿en dónde queda el tiempo para que el niño pueda jugar? ¿cómo pretendemos que su aprendizaje sea significativo, si la tarea la hacen con pesar?.

Te voy a dejar un pequeño texto del libro “El mito de los deberes” de Alfie Kohn:

“Las tareas no promueven la autonomía, ni generan buenos hábitos de estudio; no proporcionan beneficios académicos para los alumnos de primaria, y no son recomendables para los alumnos de secundaria. Por el contrario pueden conducir a que niñas y niños adopten una actitud negativa hacia el colegio y el aprendizaje o a la extinción de la curiosidad infantil” .

Mochilas muy pesadas

Los pediatras recomiendan, que el peso total de las mochilas de los niños y jóvenes no deben exceder el 15% del peso de los niños; sin embargo, el peso aproximado de la mochila de un niño de primaria es de 10 kg; por tal motivo no es de extrañarse que cada vez sea más frecuente que en la población infantil haya problemas de espalda. Mi sobrina se calló porque la venció el peso de su mochila, afortunadamente no fue un golpe grave, pero si se lastimo.

Los especialistas recomiendan, que es mejor que los niños utilicen mochilas que tengas rueditas para evitar que tengan que cargar.

También hay cosas buenas

No quiero que veas lo que te cuento como una queja; son experiencias que muchos niños viven en su día a día en la escuela, y claro que mi sobrina también ha pasado buenos momentos. Como conocer a nuevos niños con los que ha compatibilizado; le gusta la materia de educación física; y va al colegio con una sonrisa a pesar de lo que le ha pasado, que en el momento le afecta, pero después lo deja atrás.

Para mi, es algo increíble que existan alternativas diferentes de aprendizaje como el homeschooling; por todas las grandes ventajas que ofrece esta alternativa de educación.

Si tu hijo va a la escuela ten una buena comunicación con él; que te platique como vive cada uno de sus días; una buena comunicación con tu hijo te permite tener conocimiento de lo que le pasa y prever situaciones desagradables. No se trata de querer tener en una burbuja a nuestros hijos, solo estar al pendiente de que este bien y que sus días en la escuela los pasen de lo mejor; toma en cuenta que tu hijo pasa muchas horas en colegio, hagamos que sus momentos ahí sean buenos.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *