Vacaciones con los hijos, un tiempo para disfrutar de ellos

vacaciones con los hijos

Se acercan las vacaciones de verano y muchas mamás ya están pensando o buscando un curso en  donde puedan meter a sus hijos; para nada estoy en contra de los cursos de verano, en lo que estoy en desacuerdo en que inscribas a tu hijo a clases de algo solo para no tenerlos en casa, veamos las vacaciones con los hijos, como un tiempo para disfrutar de ellos.

Los niños pasan tanto tiempo ocupados por actividades escolares, que es válido que también los dejemos descansar y aprovechar las vacaciones para crear conexión con nuestros hijos; si el niño te pide entrar a clases extraescolares de algo perfecto, pero si no es así, antes de inscribirlo pídele su opinión, tal vez a él ni siquiera le interese ese curso en el que estás pensando.

Sé que las mamás ya tienen un ritmo de vida establecido y que a veces el que sus hijos vayan a la escuela, les ayuda para que ese tiempo en el que los niños no están  hagan sus actividades en casa o vayan a trabajar; sin embargo, considero que valdría mucho la pena dejar de ver el tiempo que pasan los niños en casa como poco productivo, si no más bien verlo y sentirlo como un momento para disfrutar en familia, me gustaría preguntarte ¿Cuándo fue la última vez que tuviste un momento memorable con tus hijos, un rato de esos que se quedan guardados en la mente y en el corazón?

Escuchemos a nuestros hijos

Viene mucho al caso, una conversación que tuve hace unos días con una pequeña de 3° grado de preescolar; ella me platicaba que estaba en la banda de guerra de su escuela; cuando le pregunté que si le gustaba, su respuesta me sorprendió: iLo odio! Exclamó la niña y me quede helada, cómo era posible que una niña de 5 o 6 años dijera que odiaba algo y le pregunte entonces ¿por qué estás ahí? Y me respondió: porque mi mamá me metió, ella siempre quiso estar en la banda de guerra.

Yo le dije que le comentará a su mamá que no le gustaba y le explicará sus razones, la niña me dijo que ya se lo ha dicho y que su mamá le dice que poco a poco le gustará. Sinceramente me sentí muy mal por la niña porque sentí su tristeza y descontento y me pregunté ¿cómo es posible que como mamás no seamos capaces de escuchar y sentir a nuestros hijos?

Desafortunadamente yo no tengo una relación cercana con los padres de la niña, por lo que no puedo hacer mucho, solo decirle a ella que hable con sus papás y les cuente como se siente.

Te invito a que antes de meter a tus hijos a una actividad extraescolar, un curso de verano o a participar en algo dentro de la escuela los escuches y recuerdes que: “Los hijos no son el juguete de los padres, ni la realización de su necesidad de vivir, ni sucedáneos de sus ambiciones insatisfechas. Los hijos son la obligación de formar seres dichosos”.   Simone de Beauvoir

Las vacaciones, un momento para compartir en familia

El tiempo de vacaciones es el momento perfecto para hacer actividades en familia, no precisamente tienen que ir a la playa para pasarla bien, hay muchas actividades que pueden hacer en su ciudad o incluso en casa:

  • Hazlo participe de las actividades de la casa, puedes hacerlo de forma divertida, solo hace falta un poco de imaginación.
  • Cocina con ellos.
  • Organiza un picnic, si no puedes hacerlos fuera de casa hazlo en el patio de tu casa.
  • Puedes organizar una tarde o noche de cine en casa.
  • Piensa en actividades divertidas que puedan hacer juntos: ejercicio, bailar, cantar, dibujar, construir, armar, pintar, decorar, leer, etc.
  • Organiza una pijamada.
  • Un paseo por algún lugar natural.
  • Ir a un balneario.
  • Ir a un museo o zoológico.
  • Ten una conversación linda con

Ten en cuenta que con este tipo de actividades además de acercarte a tus hijos, estarán aprendiendo de una forma divertida.

Desconecta de la escuela

Este tiempo de vacaciones aprovéchalo para estar con tus hijos, si ellos quieren ir a un curso de verano llévalos, pero permíteles que ellos elijan a cual; si tienes la oportunidad de salir de vacaciones también tómalos en cuenta para elegir el lugar que visitaran y si se quedaran en casa disfrútalos.

Si trabajas y los tienes que encargar, ponte de acuerdo con la persona que los cuidará para que hagan o lo ponga a hacer cosas divertidas y no solo estén viendo: televisión, celular, tablet, computadora o vídeo juegos. Cada que llegues de trabajar pasa aunque sea unos minutos con ellos, pregúntales como les fue y los fines de semana si tienes oportunidad date unos momentos para estar con ellos.

Piensa que los niños también necesitan desconectar de la escuela. El tiempo en casa con los hijos no debería verse con pesar si no como un tiempo para disfrutar; para crear conexión y lazos fuertes con ellos; permíteles moverse todo lo que no se mueven en la escuela; déjalos explorar; ser libres; déjalos jugar… cómo decía Piaget: “los niños tienen un trabajo muy serio, que es jugar”.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *