Las sorpresas que han llegado a mi vida a raíz de la maternidad

las sorpresas de la maternidad

Durante estos años que llevo desde que cambie de profesión; que como te he comentado anteriormente, el cambio vino a raíz de mi maternidad, he aprendido tantas cosas, que a veces me digo y agradezco haber tomado la decisión primero de ser madre y después de dejar mi antiguo empleo, y es que desde aquel momento las sorpresas de la maternidad han sido tantas, que en estos días de análisis y reflexiones he decidido escribir sobre ello.

A veces cuando tomamos una decisión, en primera instancia no sabemos muy bien a dónde llegaremos; sin embargo, lo hacemos en base al amor, la intuición o alguna emoción; que a veces tomar decisiones basadas en la emoción experimentada en determinada situación no es muy bueno hacerlo. Pero bueno regresando al punto, estoy segura que para todas la maternidad nos llega con grandes cambios, en todos los ámbitos de nuestras vidas.

Es por eso que hoy quiero compartir contigo, un poco de los cambios que he vivido yo; en este tiempo que llevo de ser madre he pasado por muchas cosas; sin embargo, hoy puedo decir que me siento muy bien y que el camino que tome ha sido de las mejores decisiones que he tomado y quiero contarte por qué.

¿Cómo saber si debo dejar mi empleo?

Algunas mamás me han preguntado si deben dejar su empleo para ser madres y estar mas tiempo con sus hijos; quiero decirte a ti que me estás leyendo, que esa respuesta yo no te la puedo dar; es algo muy personal y no todas las mamás tienen que dejar sus actividades laborales y mucho menos si algo dentro de ellas les dice que no lo hagan.

Quizá para algunas personas que me conocen, yo estaba en mi mejor momento laboral cuando decidí ser madre, debo decir que no me puedo quejar; el último trabajo que tuve en la industria me gustó mucho, en él aprendí muchas cosas, más allá de lo técnico,  descubrí en mis grandes habilidades.

Me han preguntado si no me arrepiento de haberlo dejado y mi respuesta, te lo digo sinceramente es “No”. Hoy más que nunca me siento muy bien de haberlo hecho, la vida y la maternidad me tenían preparadas grandes sorpresas y las estoy disfrutando mucho.

Si tú estás pensando en dejar tu trabajo para poder estar con tus hijos; debe ser una decisión bien pensada y no que la estés haciendo por obligación. Ten una conversación íntima y bonita contigo misma. Yo no te puedo decir que hacer porque solo tu conoces tu situación, tanto personal, financiera y familiar. Lo que si te puedo decir es que sea lo que sea, decidas desde el amor y que no sientas culpa; si tienes que dejar a tus hijos para ir a trabajar, disfruta al máximo el tiempo que tienes disponible para estar con ellos.

Recuerda que de nada serviría estar presente solo en cuerpo, y que tu mente y alma estuvieran el otro lado. Brindemos a nuestros hijos tiempos de calidad, ocupémonos de estar y sentirnos bien para poder dar lo mejor de nosotros a nuestros niños.

Ten cuidado con lo que deseas porque se te puede cumplir

Hace un tiempo, antes de iniciar con mi proyecto de Educación en casa, intente dar clases en la universidad en la que estudie; sinceramente, en mis planes ya estaba que cuando dejará la industria yo quería dar clases en universidad; quería de alguna manera compartir lo que yo había aprendido, con los futuros ingenieros, mi intención era enseñar más allá de la cuestión teórica o técnica, yo quería ser 100% practica y realista; compartir todo aquello que a mí me hubiera gustado aprender en mi momento  de estudiante.

Lo intente por algún tiempo; aunque debo reconocer que nunca lo intente en otra universidad, solo en la que yo estudie y la verdad es que por  alguna razón las cosas no se dieron; en su momento sentí un poco de desilusión, pero después entendí que la vida me tenía preparadas grandes sorpresas.

Después de un intenso viaje interno, de autoconocimiento, y muchas cosas más que he hecho y aprendido en este tiempo, llegue a crear este proyecto del que estoy enamorada y he descubierto que cuando las cosas se hacen desde el corazón las recompensas llegan.

No pude ser maestra universitaria, pero hoy tengo mi propia academia online; no pude tener alumnos de ingeniería, pero hoy tengo alumnos comprometidos con la educación y crianza de sus hijos; además de que este año tuve la oportunidad de trabajar en un proyecto hermoso, donde tuve diez maravillosos alumnos, que ahora viven en mi corazón, alumnos comprometidos con ellos mismos y no estudiantes que a veces van a la universidad por las razones equivocadas; he tenido la oportunidad de dar talleres en una escuela online y en unos días una conferencia para un proyecto maravilloso.

No pude ser maestra de universidad; pero si he podido tener alumnos y participar en escuelas y proyectos online extraordinarios.

Más deseos cumplidos

A mí de pequeña me encantaba escribir; a los nueve años empecé a escribir y lo deje de hacer como a los 23 años, porque dije para que lo hago, si ni voy a ser escritora.

La vida da muchas vueltas y en verdad sorprende, yo que de niña soñaba con escribir un libro, quien iba a decir que hoy ya tengo uno escrito y tengo planes de escribir más, sobre todo sueño con escribir una novela. Además de tener esta página en donde escribo tantas cosas y que en verdad disfruto mucho hacerlo.

Cuando era niña y escribía mis novelas; por alguna razón mi personaje principal siempre se llamaba María, y aquí la vida también me tenía preparada una gran sorpresa, porque precisamente una chica de nombre María (hermosa por dentro y por fuera, así como la imaginaba de niña) aparecería en mi camino para convertirse en la profesional que me ayudaría en este viaje de autoconocimiento y trabajo personal tan potente.

Cuando pienso en estas cosas, no dejo de sorprenderme y claro de agradecer. Las cosas llegan en el momento que debe ser y si estamos preparadas para recibirlas pueden llegar cargadas de grandes satisfacciones.

Aprender a soltar y dejar fluir

Te comparto esto porque tal vez tu estés pensando que las cosas no te están saliendo bien; quizá quieres dejar o cambiar de empleo, pero tienes miedo; puede ser que quieras estar más tiempo con tus hijos, pero tienes miedo de estancarte profesionalmente…

Es cierto que hay veces que las cosas no salen como nosotras queremos y a veces nos aferramos a situaciones que ya no queremos por el miedo al que va a pasar; por la incertidumbre nos detenemos y nos enfrascamos en actividades complicadas o que ya no nos satisfacen.

O bien, deseamos que algo se de y por más que intentamos simplemente eso no llega y en vez de soltar y dejar fluir, nos lamentamos y pensamos que nada nos va a salir bien.

He aprendido la importancia de soltar y dejar fluir, no siempre ha sido fácil, debo decirte que ha habido momentos muy complicados; sin embargo, hoy más que nunca disfruto de lo que hago, he conocido en este viaje a personas extraordinarias y hoy más que nunca reafirmo que estoy en el camino correcto.

Si tú estás pasando por un momento complicado; de aquellos en donde crees que todo esta mal, te invito a darle la vuelta. Cuando deseas algo de corazón y trabajas para que se materialice, créeme que llegará; sin embargo a veces puede tardar, pero cuando lo obtienes, la satisfacción es tal, que la valoras y disfrutas muchísimo.

Por eso te recomiendo mantener una buena actitud; abrirte a las posibilidades; agradecer por lo que tienes y sobre todo a confiar. Sé que cuando estás pasando por un mal momento es muy difícil mantenerte positiva; por eso si quieres llorar, llora; puedes enojarte… y sacar todos esos sentimientos, pero cuando lo hayas hecho, encuentra los para qué y sigue tu camino; puedes trazar una nueva ruta e ir en busca de aquello que tanto quieres.

No le temas a los cambios

Hace algunos años jamás hubiera imaginado estar haciendo lo que hoy hago; he tomado decisiones buenas y malas, pero hoy más que nunca he comprendido que las cosas tenían que pasar así para estar en donde hoy me encuentro.

Hace un tiempo jamás me habría pasado por la cabeza, que conocería a dos de las personas que tanto leía. Recuerdo estar enamorada de los artículos de dos webs maravillosas y hoy en día conozco a los creadores y autores de esas páginas y hasta he podido con uno de ellos, formar parte de su equipo de trabajo; con ambos tengo una magnifica relación, y me atrevería a decir que una bonita amistad 🙂

Nada de esto habría pasado si aquel día no me hubiera animado a renunciar en mi trabajo; o si hubiera aceptado aquel aumento de salario que me ofreció mi ex jefe para no dejar mi empleo. Hoy me doy cuenta que las cosas tenían que pasar así como pasaron, no pudieron ser distintas. Hoy entiendo que todo tenía un para qué y lo mejor de todo es que esta maravillosa etapa que estoy viviendo se la debo a mi más grande tesoro “mi hija” y claro a mi pareja que me apoya en todo y cree en mí y en mis locuras 🙂

Yo no te puedo decir qué hacer, pero te invito a disfrutar cada una de tus etapas; evalúa los cambios que has experimentado desde aquel momento en que supiste que estabas embarazada y todo lo que ha cambiado tu vida a raíz de la llegada de tu hijo; estoy segura que has tenido una gran evolución como persona y aunque a veces las cosas no salen como uno quiere, lo importante es el aprendizaje que adquirimos y me atrevería a asegurar que a raíz de tu maternidad, eres una mujer nueva, aprovecha esos cambios para bien, actitud, constancia, disciplina, y mucho trabajo interior te ayudarán a no perder el rumbo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *