¿Cómo aprender a decir no a nuestros hijos de manera correcta?

cómo aprender a decir no a los hijos

Desde que nuestros hijos son pequeños, quizá la palabra que más escuchan es No; sé que decir no, es una forma de prevenirlos de peligros, poner límites, y con eso estoy de acuerdo. En donde creo que fallamos es en aprender a decir que no a los hijos de una manera correcta.

Es importante entender, que la forma de comprender un «No», en un niño es muy diferente a la de un adulto. Los niños lo toman como que no los dejamos ser o que no queremos cumplir sus deseos; es por ello que se desata su enojo, su frustración, o hace rabietas; que en realidad ocurren por la mala comunicación que tenemos con ellos.

Hay diferentes puntos de vista acerca de este tema, y quiero compartirte un comentario que hizo una mamá en nuestra página de Facebook: “Los «NO» son por su bien según el criterio del padre, no se puede estar cuidando la cantidad de NO´S para no “traumarlo” porque si lo amerita y es necesario que aprendan a comportarse y a tener valores, los «NO» deben estar y no decirles que «Si» solo porque estén ellos sin traumas”.

Mi intención al hablar de los noes; no es porque yo piense que les ocasionamos traumas; sino más bien cuando nuestras prohibiciones hacen que los niños dejen de hacer cosas que despierten su imaginación, creatividad, curiosidad. Cuando apenas vemos que él hará algo y ya le estamos diciendo que «No», cuando ni siquiera sabemos con seguridad lo va a hacer y solo suponemos.

El comentario de esa mamá me hace pensar que ella está confundiendo el decir no, con dejarlos hacer lo que su hijo quiera y para nada es así, mi intención es que en vez de que solo reciba negativas, hablar con ellos y explicarles por qué algunas cosas se pueden hacer y otras no; enseñarlos a cuidarse; a respetar y hablar de todo con ellos.

No se trata de eliminar de nuestro vocabulario los NOES

Se puede llegar a mal interpretar el mensaje del No. Es verdad que debemos cuidar a nuestros hijos; establecer las reglas para una convivencia sana, tanto en nuestro hogar como en la sociedad; a lo que yo me refiero es que a veces les negamos la posibilidad de experimentar y conocer las cosas por ellos mismos por culpas de nuestros miedos.

Retomando el comentario de arriba, me llama la atención que ella comenta que los No son necesarios para que ellos aprendan comportarse y a tener valores; para mí esto es debatible porque, el buen comportamiento y los valores desde mi punto de vista no nacen a través de la cantidad de noes que decimos; pero en fin, cada cabeza es un mundo y todos los puntos de vista son respetables.

Yo no te digo que debes contar cada no que dices al día; más bien te invito a que trates de darle un enfoque distinto.

Deja a tu hijo experimentar

Sería interesante que analizáramos que hay detrás de cada cosa que le prohibimos a nuestros hijos: miedos; así nos criaron a nosotros, lo decimos ya sin pensar…

Quiero contarte una experiencia que a mí me hizo aprender mucho:

Cuando mi hija tenía 2 años, un día tomo un huevo y lo metió en un vaso. Mi pareja y yo no nos dimos cuenta, hasta que de repente el huevo se le cayo y obviamente se rompió. Lo que quiero destacar de este suceso, fue la reacción de mi hija; porque ella no dejaba de ver el piso y lo primero que dijo cuando vio el huevo roto fue: “wow” tenía una cara de emoción y sorpresa, que nosotros la dejamos que observara todo lo que quisiera y le explicamos porque es que eso paso.

Desde ese día la niña no ha vuelto a agarrar huevos; ella ahora sabe lo que sucede si deja caer uno. Si nosotros le hubiésemos prohibido esa acción, ella se hubiera perdido de la experiencia y hoy no sabría lo que sucede; porque siempre le habían llamado la atención los huevos.

Te cuento esta historia porque como puedes ver, con esa acción, mi hija no le hizo daño a nadie, no se hizo daño y con ello aprendió y jamás lo volvió a hacer; así todo tranquilo, sin gritos, estrés o malos tratos por romper un huevo.

Ahora te pregunto ¿Cuántas veces le has dado a tu hijo la oportunidad de experimentar y aprender algo nuevo?

Ante un «no» siempre hay una alternativa

No es lo mismo decirle a tu hijo: “No cortes las flores del jardín” cuando aún ni se acerca; a dejarlo primero que se acerque, tú te pones a lado del niño y le dices: “verdad que las flores son hermosas, debemos cuidarlas y no mal tratarlas” ¿Te das cuenta de la diferencia en las palabras? En la primeras inmediatamente estás prohibiendo, cuando ni si quiera sabes lo que tu hijo va a hacer, ya estás dando por hecho que cortara las flores. A esto es a lo que me refiero con nuestras negativas.

Se trata de aprender a decir no a los hijos de forma positiva; de buscar la cooperación y entendimiento de los niños sin generar un efecto negativo.

Hace unos días vi una imagen, en donde se burlaban de los padres que estamos a favor de la crianza respetuosa y algunos lectores entraron en un debate. Cada uno de nosotros como padres, somos responsables de educar y criar a nuestros hijos de la manera que nos parezca correcto.

Es innegable que hoy estamos en un despertar de conciencia, tenemos a nuestro alcance muchas herramientas para aprender lo que sea de nuestro interés y en cuestión de crianza no es la excepción. Desde mi punto de vista la crianza consciente y respetuosa es una gran herramienta para formar mejores personas; pero al final, cada madre y padre son responsables de elegir la forma que les parezca conveniente y es respetable.

La crianza respetuosa no pretende formar personas que no tengan límites; sino por el contrario formar mejores hijos que sean grandes personas.

 

2 comentarios en “¿Cómo aprender a decir no a nuestros hijos de manera correcta?”

  1. Hola Tere, gracias por tus consejos. Cómo hacemos cuando nuestro bebé todavía no habla y comienza a entender para evitar tantos no sin tanta explicación? Es más fácil para ellos entender monosilabos.

    Gracias!

    1. iHola Marce!

      Que gran pregunta, cuando nuestros hijos son bebés, la mejor forma de comunicarnos con ellos ademas de hablar, porque aunque pensemos que no nos entienden, es importante, ya que estimulará el lenguaje en ellos, yo te recomiendo comunicarte con señas; por ejemplo: si tu hijo se puede caer de un determinado lugar, explícale con señas donde se podría pegar, haz sonidos, dile que si se cae puede doler mucho, habla de manera lenta y con palabras sencillas, pero sin duda las señas ayudan mucho, te lo digo por experiencia 🙂

      El “no” no está prohibido, de hecho a lo largo de la vida lo escucharan y lo utilizaran, el problema es cuando lo utilizamos tanto que coartamos sus ganas de explorar, creatividad e iniciativa. Es por eso que les recomiendo también tratar de cambiarlo o de explicarles de manera sencilla las razones por las que algo no se debe hacer 🙂

      iUn abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *