Hiperpaternidad ¿crianza con apego o sobreprotección?

hiperpaternidad

La hiperpaternidad es un tipo de crianza que se basa en permitir que los hijos estén por encima de los padres, cumpliendo sus deseos, peticiones e incluso anticipándose a ellos.

La hiperpaternidad nos hace ver a los hijos como intocables, a los que hay que defender y proteger en todo en momento. Esto lo que genera son niños y jóvenes que se convertirán en adultos con muchos miedos, con pocas habilidades sociales e incapaces de resolver un problema o alguna situación frustrante. En pocas palabras la hiperpaternidad es brindar atención excesiva y exagerada a nuestros hijos, impidiéndoles desarrollarse de manera sana.

¿Por qué los padres modernos nos estamos convirtiendo en hiperpadres?

A diferencia de los tiempos de nuestros padres y abuelos, cada vez se planea mejor el momento para convertirnos en padres; lo que genera que tengamos hijos más que deseados. Esto para nada es algo malo, en lo personal pienso que planear un hijo es algo fundamental en la vida; sin embargo, ese hecho puede generar confusión entre amor y sobreprotección.

Por otro lado, también están las parejas a las que le ha costado mucho trabajo concebir un hijo, entonces cuando lo consiguen el bebé se vuelve su mundo y muy fácilmente se pueden volver hiperpadres.

Otra causa podría ser la infoxicación, estamos bombardeados de información sobre maternidad y crianza, nos hemos vuelto consumidores de información y muchas veces con todo lo que vemos y oímos podemos confundir lo que en realidad es mejor para nuestra familia, si nos dejamos envolver por todo lo que vemos en redes sociales, Internet, revistas, medios de comunicación, etc respecto a la maternidad podemos llegar a caer en la hiperpaternidad.

Otras características de por qué algunos padres se vuelven hiperpadres pueden ser:

Los que de niños tuvieron falta de cariño; los padres que fueron sobreprotegidos; padres que adoptaron a un hijo; padres que solo tienen un hijo; padres que por su trabajo dejan muchas hora a cargo de un tercero a sus niños.

Características de la hiperpaternidad

Dentro de la hiperpaternidad existen dos tipos de padres:

  1. Aquellos que se la pasan previendo y resolviendo los problemas de sus hijos, diciéndoles qué deben hacer y cómo deben actuar; a este tipo de padres también se les conoce como “padres helicóptero” ya que su mundo gira en torno a sus hijos.
  2. Tratan de que su hijo no se encuentre ante ninguna situación difícil en su vida.

Los hiperpadres tienen algunos o todos los siguientes comportamientos:

  • Atención exagerada sobre sus hijos.
  • Sobreprotección.
  • Justifican a sus hijos.
  • Mantienes a sus hijos ocupados con actividades escolares o extra escolares.

Consecuencias de la hiperpaternidad

  • Niños infelices.
  • Niños que no saben resolver problemas, ni como enfrentarse al mundo real.
  • Niños con nulas habilidades sociales.
  • Niños soberbios.
  • Ambiente familiar tenso.
  • Se está dejando de lado el juego por hacer niños “perfectos”.

No confundamos apego con sobreprotección

Sé que con  la información que nos bombardea por todas partes sobre paternidad, podemos llegar a confundirnos y dudar si estamos educando y criando bien a nuestros hijos.

Puede que en nuestro afán por llevar una crianza consciente y con apego caigamos en el error de la sobreprotección. Sé por experiencia propia, lo difícil que es ver caer a nuestro hijo, pero no siempre podemos evitar que pase, dentro de los errores van las lecciones . Los hiperpadres no permiten que sus hijos caigan, tratan de prevenirlo a toda costa; pero seamos conscientes los niños se caen, se levantan, aprenden y lo vuelve a intentar; si no dejamos que esto pase ¿cómo aprenderán?.

Debemos ser conscientes de que no podemos prevenir de todo a nuestros hijos y esto no quiere decir que vamos a ser irresponsables; simplemente debemos encontrar el equilibrio entre una cosa y otra. Sé que puedes decir que todo esto te confunde, se escucha tanto últimamente acerca de la crianza consciente que en nuestro deseo de educar y criar bien a nuestros hijos podemos caer en la sobreprotección.

Créeme que te entiendo perfectamente, muchas veces actuamos desde el amor. Mi mejor recomendación es que tratemos de encontrar ese balance; no les cortemos las alas, aprendamos a guiar, pero no hagamos las cosas por ellos; hagamóslos responsables tanto de sus actos, como de sus deberes y no solo a los niños también a los jóvenes; conozco a chicos de más de 20 años a los que aún sus mamás les tienden la cama, y sus papás les lavan el auto… debemos guiar, acompañar, apoyar, ayudar, más no servir y sobreproteger.

Algo que puede servirte para saber si estas haciendo bien o mal, es pensar si eso que estás diciendo o haciendo ayudará a tu hijo a ser mejor persona.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *